Caravana de Mabeles


... pero por favor, Eva Doris, quién nos dice algún día nos juntamos y armamos la Caravana de Mabeles, nos pinchamos las escarapelas en los escotes, y nos vamos todas juntas a los festejos del Bicentenario. Como hace doscientos años, chicas, ¿se acuerdan? Me acuerdo Chichita que vos te pusiste preciosa con ese corsé y el miriñaque celeste y blanco. A la nona la vestimos de blanco y la pusimos en el carruaje; no se bajó del coche porque llovía la Nona, miró todo a través de la ventana. Y Madama de Félix con Laura Elena todas risueñas y murmurando perseguían a Domingo y Antonio, hacían que los ayudaban a repartir escarapelas. Con Muriel Bertha decíamos que tenían algún tipo de interés, más que un favor a la patria ellas lo que querían era coserles el ruedo a los muchachos. También me acuerdo de vos, María Eva que te nos escapaste de la congregación, nos sacaste a Bertha y a mí de las manos el paraguas, y con el parasol abierto cruzaste la plaza y entraste a la casa rosa que está enfrente. No sabíamos qué te pasaba. Te subiste al balcón, y con los ojos salidos como compotas y llenos de lágrimas nos gritabas algo que no entendíamos, que las razones de tu vida eran otras, y además querías que todo el mundo se sacara las camisas.¿Qué te pasó aquella vez, Evita querida? Parecías poseída por algún espíritu raro, no sabés lo que nos preocupamos...

Comentarios

Entradas populares